En algún lugar...

En algún lugar...
Reflejo en la Ría de Bilbao. Zorrozaure - Bilbao - Por ahora España.

jueves, 14 de junio de 2012

Días de lluvia


Hoy llovió fuerte sobre mi ciudad. Cuando digo fuerte, me refiero a que en el día hubo granizo, piedra, viento, relámpagos, rayos y todas esas cosas que los meteorólogos entienden por…precipitaciones aisladas.

¿Se ríen de nosotros no? Se juntan entre ellos a tomar un café y empiezan a contar historias como “jaja anoche en el informativo les dije que hoy no iba a llover a la hora del partido y mirá” (señala a la gente mojándose en la tribuna a través de la televisión).

A lo que salta otro diciendo, “Yo el miércoles anuncié lluvia torrencial y al otro día veía algunos boludos de paraguas”.
En fin. Meteorólogos, dejen de robar la plata.



Pero yo iba a hablar de los días de lluvia.
Hay gente que usa paraguas. Hay gente que odia el paraguas y camina cual día de sol bajo la lluvia. 
Hay paraguas que han cambiado tanto de dueño que no encuentran sentido de pertenencia en ningún hogar. Es que el paraguas debe ser de los objetos menos apreciados. 
Uno suele tenerle cariño a esa remera, zapatilla…que no quiere dejar de usarla por más vieja, gastada que esté. Con el paraguas eso no sucede. Si el viento lo rompió, uno seguramente disfrute tirándolo, es más, hasta quizá lo rompa -aún más incluso- por abandonarte en eso momento que uno lo necesitaba.
Se terminaron, al menos como costumbre, los paraguas grandes, largos, que duraban toda la vida. Eso que usaban nuestros abuelos. De punta capaz de cometer un asesinato. Hoy son chinos, encogidos miden 25 centímetros y entran en la mochila o cartera…así duran.




Los días de lluvia incluyen, baldosas flojas que secas pasan desapercibidas, pero que con el agua pueden hacer un enchastre. Ese momento en el que sentís que pisaste en un lugar en el que no debías haberlo hecho y el agua –generalmente con barro- sube hasta ensuciarte el calzado, o el jean incluso si pisaste con ganas.
Las baldosas flojas son más graves aún porque están en desuso –al menos en lo personal-, las botas de goma. No podían faltar los días de lluvia cuando iba a la escuela, sin embargo ahora no. No tienen onda, por eso la muchachada prefiere andar todo el día con los pies empapados a usar ese incómodo, pero utilitario, calzado que mantenía los pies secos, fríos, pero secos.


Los días de lluvia tienen también…tortas fritas. Cuando son en la casa de uno no es problema, debe ser de las cosas más lindas de esos días. El problema es cuando el olor llega de otras casas y te quedas con las ganas.
Esos días también tienen al pelotudo que te ve llegar mojado y te pregunta “¿te mojaste”?. No, me entré a bañar con ropa y encaré para acá.



Los días de lluvia tienen por último, acostarse a escucharla si el techo es de chapa. Como dice el Pelado Cordera en una canción “…por suerte había chapas que en la siesta, hacían que llover no fuera triste”.


Nota: Gracias a la gente de 13 a 0, fuente de inspiración.

3 comentarios:

  1. Es lindo ver que no solo a uno lo inspira la lluvia.

    ResponderEliminar
  2. Ahora que nombras las botas de goma,me recuerda a la vergüenza que me hacía pasar mamá, ya en el liceo yo, cuando me obligaba a usarlas...nunca entendió que era lo peor que me podía hacer, entraba derecho al baño a cambiarme. Q trauma!aunq ahora no me molestarían, nunca más las usé...

    ResponderEliminar